Suscríbete RSS

Deja tu Email
Tu salud es importante.
Tu estilo de vida puede ayudarte a mejorar tu salud
y a prevenir enfermedades.
NUEVO ESTILO DE VIDA
Servicios profesionales.
Para alcanzar
tus objetivos de salud.
NUEVO ESTILO DE VIDA
Tienda online.
Realiza tu compra en cualquier lugar
y disfruta de productos saludables.
NUEVO ESTILO DE VIDA
Recetas vegetarianas.
Aprende a elaborar y disfrutar
de recetas vegetarianas saludables.
NUEVO ESTILO DE VIDA

miércoles, 11 de enero de 2017

El gen de la obesidad

Nuevo Estilo de Vida
Investigadores de la Universidad de Navarra, junto con científicos de 10 equipos internacionales, han descubierto que las personas que poseen un perfil genético asociado al aumento de peso corporal (el conocido gen FTO) responden del mismo modo a la dieta, al ejercicio y a los fármacos para perder peso que el resto de la población. Así se ha publicado en The British Medical Journal, la cuarta publicación con mayor índice de impacto en el ámbito médico.

Su trabajo ha consistido en analizar los datos de casi 10.000 participantes pertenecientes a 11 estudios. Entre ellos se observó que aquellos que poseían el gen FTO, y estaban por lo tanto predispuestos genéticamente a sufrir obesidad, tenían inicialmente algo más de peso (0,89 Kg) que aquellos que no poseían este gen y que constituían la línea base del estudio.

El estudio constató que ambos perfiles (los que tenían el gen y los que no) respondían igual de bien a las estrategias para perder peso, lo que indica que la genética no imprime una diferencia. De hecho, el estudio confirma que los factores del estilo de vida, que podemos modular, son más importantes que el propio perfil genético.

Este hallazgo resulta particularmente relevante porque esta enfermedad es una grave carga para la salud pública, y su prevalencia está aumentando en todo el mundo, con más de 2.000 millones de adultos con sobrepeso y obesidad, es decir, un tercio de la población mundial.

En este contexto, los expertos abogan con urgencia desarrollar estrategias más eficaces para la prevención y el manejo de la enfermedad. En este sentido, el estudio arroja luz sobre las dudas que todavía existen acerca del peso de la genética en el desarrollo y solución de la enfermedad. Según han podido comprobar, tras la intervención de pérdida de peso no había ninguna diferencia en el índice de masa corporal, la circunferencia de la cintura o los kilos perdidos entre los participantes con propensión genética y el resto, tampoco por origen étnico, sexo, índice de masa corporal inicial ni edad.

Los resultados indican que el abordaje del problema debe centrarse en la mejora de los hábitos de vida, la adquisición de patrones de alimentación saludable y la actividad física. Todos ellos, de forma conjunta, son eficaces para perder peso de forma sostenida con independencia de nuestros genes.

Fuente:
Infosalus



lunes, 2 de enero de 2017

Perder peso de forma segura

Nuevo Estilo de Vida
Con una alimentación basada en vegetales se consigue fácilmente alcanzar los cinco requisitos para que una dieta sea eficaz y segura desde el punto de vista de la salud:

  • Los alimentos vegetales están en general menos concentrados que los de origen animal, por lo que al igual peso, contienen menos calorías. Esto hace que con una dieta a base de vegetales resulte difícil ingerir demasiadas caloráis, ya que habría que llenar demasiado el estómago.
  • Una alimentación vegetal variada, aporta todos los nutrientes necesarios en la proporción más adecuada para conseguir la pérdida de peso. Con una alimentación a base de alimentos de origen animal se ingiere un exceso de proteínas y de grasas, a la vez que se reduce la proporción de carbohidratos. Esto desequilibra el metabolismo y causa un exceso de residuos ácidos, como el ácido úrico, que, entre otras cosas, predispone a la formación de cálculos renales y de artritis, así como a una mayor eliminación de calcio con la orina.
  • Los hidratos de carbono complejos, como los que se encuentran en los cereales integrales, tomados en la cantidad y proporción adecuadas, no causan obesidad, como vulgarmente se piensa, sino que resultan imprescindibles en una dieta adelgazante equilibrada. Los carbohidratos simples, como los azúcares, si que resultan inconvenientes, especialmente cuando van acompañados de grasa, como suele ocurrir en los pasteles, dulces y bollería.
  • Los alimentos vegetales contienen, en general, menos grasa que los animales. Esto permite que la grasa total de la dieta sea menor, lo cual es un requisito para una dieta adelgazante.
  • La grasa de los alimentos vegetales es en general de tipo insaturado y beneficiosa para la salud, al contrario que la grasa animal. No se debe prescindir totalmente de la grasa en la dieta, pues hay unos ácidos grasos esenciales, que cumplen funciones insustituibles en el organismo, y que se encuentran sobre todo en los aceites vegetales.
(Para tener un asesoramiento personalizado, puedes ponerte en contacto conmigo)

Bibliografía



domingo, 30 de octubre de 2016

Alimentos contra la depresión

Nuevo Estilo de Vida
La depresión aparece por un desequilibrio químico entre las neuronas. La alimentación puede contribuir a restaurarlo.

Alimentos ricos en triptófano

El triptófano es un aminoácido esencial que se encuentra en las proteínas que ingerimos. Este aminoácido influye en el estado de ánimo porque es necesario para la formación de serotonina, que es  responsable de la sensación de bienestar y relajación. Por tanto, a mayor nivel de serotonina, mayor sensación de bienestar y menor riesgo de depresión. Para que el triptófano se transforme en serotonina, requiere que ingiramos no sólo proteínas, sino también una buena cantidad de hidratos de carbono.
Encontramos triptófano en todas las legumbres (garbanzos, judías, guisantes, lentejas, soja...), frutos secos (almendras, avellanas, nueces, cacahuetes...), comidos todos ellos junto con arroz, pasta, pan o galletas, preferiblemente integrales.

Cereales integrales

La avena, el trigo, el arroz, el maíz y otros cereales integrales (con su salvado y germen), favorecen el buen funcionamiento del cerebro y combaten la digestión por las siguientes razones:
  • Durante su digestión, que dura entre 3 a 5 horas, se libera glucosa de forma constante. De esta forma, al comer cereales integrales se logra mantener un buen nivel de glucosa en sangre sin fluctuaciones bruscas. Como la glucosa es el principal combustible de las neuronas, los alimentos que proporcionan un nivel prolongado y relativamente constante de glucosa favorece el buen funcionamiento del cerebro, evitan los desfallecimientos y los cambios bruscos de humor.
  • Aportan vitaminas del grupo B en el germen y en el salvado, lo que contribuye a la estabilidad mental.
  • Favorecen la producción de serotonina.
  • Contienen principios medicinales con una suave acción sedante y equilibrada del sistema nervioso, como la avenina de la avena.

Ácidos grasos omega-3

Una dieta pobre en ácidos grasos omega-3 favorece la depresión. El principal ácido graso omega-3 es el alfa-linolénico (ALA), de origen vegetal. 
Las mejores fuentes vegetales de ácidos grasos de omega-3 son las semillas de lino, las nueces y la soja.

Dieta mediterránea

Se ha comprobado que una dieta mediterránea rica en frutas, frutos secos, hortalizas, legumbres previene la depresión.

Ácido fólico y folatos

El ácido fólico y sus sales, los folletos, son vitaminas esenciales para el sistema nervioso. En conjunto reciben el nombre de folacina o vitamina B9. Se ha confirmado que bajos niveles de folatos en sangre se asocia con depresión. Precisamente la carencia de vitamina B9 es una de las deficiencias vitamínicas más comunes en los países industrializados. Por tanto, no es extraño que la depresión sea cada vez más frecuente.
Las fuentes principales de ácido fólico y folatos son las legumbres, las verduras (preferiblemente crudas), frutos secos y frutas frescas. Existen también suplementos, pero se recomienda no ingerir más de 1 mg diario, ya que las dosis elevadas de folatos pueden enmascarar los síntomas de una posible carencia de vitamina B12.

Bibliografía





domingo, 2 de octubre de 2016

La alimentación anti-estrés

Nuevo Estilo de Vida
Los hábitos alimentarios son importantes en cualquier situación, pero aún más en los casos de estrés.
La persona que sufre de estrés tiende a comer demasiado, a no comer lo suficiente, o a hacerlo de forma apresurada y a cualquier hora.
Por otra parte, el organismo estrenado utiliza mayor energía de una forma más rápida, y, al mismo tiempo, el estrés añade una sobrecarga al sistema cardiovascular.
¿Cuál sería la dieta más favorable para quienes padecen de estrés?
Veamos algunos principios básicos que ayudan a cualquier persona estrenada:

  • Aunque al principio le cueste un gran esfuerzo, coma despacio, masticando correctamente y a horas fijas sin ingerir nada entre horas (no picar).
  • Controle la cantidad y la calidad de grasa. Las grasas no deben proporcionar más del 30% de las calorías que ingerimos al día, y deben ser preferiblemente de origen vegetal (instauradas). Evite, por tanto, el consumo de quesos muy curados, mantequilla y carne; sustituyéndolos por grasas vegetales (aceite de oliva o de semillas, frutos secos, aguacate) y derivados de la soja.
  • Consuma frutas, verduras y cereales integrales en abundancia.
  • El complejo vitamínico B se ha demostrado que resulta imprescindible para conservar el equilibrio nervioso y una buena función cerebral. Esto es fundamental para prevenir y vencer el estrés. Son especialmente necesarias las vitaminas B1 y B6. Ambas se encuentran en abundancia en los cereales integrales, frutas y hortalizas. Cuando se necesite reforzar el aporte de vitaminas del grupo B, es conveniente añadir a la dieta habitual germen de trigo y levadura de cerveza, o incluso puede resultar necesario un suplemento farmacológico.
  • La vitamina C desempeña también una función muy importante en el mecanismo del estrés. Hay que ingerir alimentos ricos en vitamina C de forma habitual, ya que el organismo no la almacena. Las frutas frescas, especialmente los cítricos (naranja, pomelo, limón), kiwis, fresas, y también las verduras y hortalizas (pimientos, espinacas, rábanos, guisantes frescos, tomates), son fuentes naturales de vitamina C.
  • Un nivel excesivo de colesterol en la sangre es un riesgo sobreañadido para quienes sufren de estrés. Por tanto, es conveniente reducir al mínimo el consumo de todo tipo de productos que contengan grasa animal.
  • Evite comer habitualmente fuera de casa, sobre todo en restaurantes fast food.
  • Controle su peso. Hay personas más propensas a engordar que otras. Cada uno debe conocerse a sí mismo, con el fin de mantener un peso moderado y constante durante toda la vida adulta.
El siguiente cuadro ofrece algunas alternativas saludables para mejorar los hábitos dietéticos y disfrutar de una buena salud y bajos niveles de estrés:


PRODUCTOS HABITUALES
OPCIONES SANAS
ALIMENTOS PROCESADOS
ALIMENTOS NATURALES
Arroz y pan blancos, harina refinada, conservas, platos precocinados.
Arroz y pan integrales, cereales y harina integrales, fruta y hortalizas frescas.
GRASAS SATURADAS
GRASAS INSATURADAS
Carnes rojas, cerdo, embutidos, manteca, mantequilla, queso graso, leche entera.
Derivados de la soja, aceites vegetales, margarinas vegetales con moderación, queso fresco, requesón, yogur, leche semidesnatada o desnatada, leches vegetales, aguacate, frutos secos y semillas.
DULCES
DULCES
Chocolate, azúcar blanco, bollería y pastelería, helados, mermeladas.
Uvas y ciruelas pasas, higos secos, dátiles, miel, “chocolate” de algarroba.
BEBIDAS
BEBIDAS
Refrescos industriales, bebidas gaseosas, cerveza, vino, licores.
Agua, zumos naturales (sin azúcar ni colorantes), infusiones.
CAFEÍNA
TISANAS
Café, té, mate, bebidas a base de cola, analgésicos.
Plantas medicinales, extractos solubles de cereales tostados, achicoria, malta.
COMPLEMENTOS Y CONDIMENTOS
COMPLEMENTOS Y CONDIMENTOS
Patatas fritas saldas, cortezas (piel de cerdo tostada), frutos secos salados, aperitivos, ahumados, quesos muy curados, guindilla o chile picante, encurtidos, mostaza, pimienta y otros condimentos y especias irritantes.
Frutos secos naturales (almendras, nueces, cacahuetes, avellanas, etc.), pipas de girasol o calabaza, aceitunas, sal con moderación, condimentos suaves (perejil, hierbas aromáticas, ajo, cebolla).

Bibliografía:

domingo, 11 de septiembre de 2016

Mojito virgen

Nuevo Estilo de Vida
Los cócteles virgen son unos refrescos muy adecuados para una noche de verano. El mojito es una bebida de tipo cóctel muy refrescante típica de Cuba, que puede también elaborarse sin alcohol, llamándose entonces mojito virgen. De esta manera, podemos tomar un mojito saludable evitando los efectos indeseables del consumo de alcohol.


Ingredientes (para una copa de 150 mL)
  • 8 hojas de menta o hierbabuena
  • 1 rodaja de jengibre
  • 1 lima exprimida
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 60 mL (un cuarto de vaso aproximadamente) de jugo de piña
  • 60 mL (un cuarto de vaso aproximadamente) de agua mineral con gas (preferible a la soda)
  • Hielo picado

Elaboración
  • Poner la menta o hierbabuena, el jugo de lima, el jengibre y el azúcar en un mortero y machacarlos para que se mezclen bien y la menta suelte su esencial.
  • Verter la mezcla anterior en una copa o vaso.
  • Añadir el hielo, el jugo de piña y el agua mineral.
  • Decorar con una hoja de menta y un gajo de lima.
  • El borde de la copa o vaso se puede humedecer con la lima y escarchar con azúcar moreno.

Propiedades
  • Digestiva
  • Sedante
  • Antihipertensiva
  • Moderada en calorías (unas 70 por copa de 125 mL)

Bibliografía:


miércoles, 10 de agosto de 2016

El tomate

Nuevo Estilo de Vida
El tomate es la fruta en baya de la tomatera, planta herbácea de la familia de las Solanáceas. Después de la patata, el tomate es la planta más extendida y cultivada por todo el mundo de esta familia.

Un poco de historia

Fueron los exploradores españoles quienes la introdujeron por primera vez en Europa desde Perú y México en el siglo XVI, aunque tuvieron que pasar más de doscientos años para que el tomate empezara a ser aceptado en Francia, Alemania y norte de Europa. Sin embargo, fue mucho mejor recibido en los países del sur de Europa hasta el punto de que hoy es un elemento insustituible de la dieta mediterránea.

En nuestros días, el tomate ha sido redescubierto por los especialistas en nutrición. Se ha comprobado su acción preventiva sobre ciertos tipos de cáncer, especialmente el de próstata, y también sus efectos sobre otros trastornos.

Composición

Aunque el componente mayoritario del tomate es agua (casi el 94% de su peso), contiene una pequeña cantidad de hidratos de carbono (3,54%), principalmente glucosa y fructosa, proteínas (0,85%) y grasas (0,33%).

Sin embargo, el valor nutritivo y dietoterápico del tomate reside en su riqueza vitamínica y mineral, así como en otras sustancias:

  • Vitaminas: La más abundante es la vitamina C, B1, B2, B6, niacina, folatos y provitamina A.
  • Minerales: Potasio, hierro, magnesio y fósforo.
  • Fibra: Contienen una pequeña cantidad (1,1%) de fibra de tipo soluble, que se encuentra en la pulpa y especialmente en la sustancia mucilaginosa que rodea las semillas.
  • Ácidos orgánicos: Especialmente el ácido málico y oxálico. A medida que madura el tomate, disminuye su concentración de ácidos y aumenta la de azúcares. A pesar de sus ácidos, le ocurre como al limón, produce un efecto contrario, es decir, una alcalinización en la sangre, en los tejidos orgánicos y en la orina. Esto se debe a que contienen muchas más sustancias de reacción alcalina (sales minerales) que ácida.
  • Licopeno: Es el pigmento vegetal perteneciente al grupo de los carotenoides, que confiere al tomate su típico color rojo. El tomate rojo es más rico en licopeno que la variedad de tomate de color verde. Según estudios, el licopeno se encuentra presente en la sangre humana, en los testículos, en la próstata y en las glándulas suprarrenales. Además ejerce una intensa acción antioxidante, impidiendo el deterioro que los radicales libres producen en las células del ADN. Interviene en los mecanismos de crecimiento celular. En ausencia de licopeno, las células crecen más desordenadamente. Según investigaciones, el licopeno proveniente del tomate hervido o frito con aceite se absorbe mucho mejor que el del tomate crudo. Por tanto, el tomate cocinado o en salsa son más efectivos que el crudo como fuente de licopeno.

Indicaciones

Como resultado de su composición, el consumo del tomate está especialmente indicado en los siguientes casos:
  • Afecciones prostáticas: Diversos estudios han mostrado que los hombres que consumen habitualmente tomate fresco, en salsa o en zumo presentan un riesgo mucho menor de padecer cáncer de próstata. Por tanto, el consumo habitual de tomate favorece el buen funcionamiento de la próstata en general, además de evitar la degeneración cancerosa de sus células, y reduce el crecimiento excesivo de esta glándula (hiperplasia benigna de próstata) tan frecuente en hombres a partir de los 50 años.
  • Depurativo: El tomate es un gran alcalinizados de la sangre, con lo que neutraliza y facilita la eliminación de los residuos metabólicos que en su mayor parte son de naturaleza ácida. Además es diurético. Su uso habitual es muy recomendable para "limpiar" la sangre en caso de gota (exceso de ácido único), insuficiencia renal con aumento de urea en sangre, o intoxicación crónica por una alimentación rica en carnes y proteínas de origen animal.
  • Depresión inmunitaria: O disminución de las defensas. Por su riqueza en vitaminas y minerales, y sobre todo en carotenoides antioxidantes (licopeno y beta-caroteno), el tomate es un estimulante natural de las funciones inmunitarias, es decir, que aumenta las defensas antiinfecciosas del organismo.
  • Arteriosclerosis: Por su acción antioxidante, el tomate evita la oxidación del colesterol transportado por las lipoproteínas de baja densidad o LDL (colesterol malo), que da lugar al estrechamiento y endurecimiento de las arterias (arteriosclerosis). El tomate previene trastornos de la circulación arterial, incluida la angina de pecho y el infarto de miocardio.
  • Cáncer: Según estudios, además de proteger contra el cáncer de próstata, el consumo habitual de tomate previene igualmente el cáncer de boca, esófago, estómago, colon y recto. Es altamente protector en todo tipo de cánceres del aparato digestivo.

El tomate y el ácido oxálico

Durante mucho años se ha estado prohibiendo el tomate a los que padecen de cálculos renales, debido a su contenido en ácido oxálico. Esta sustancia junto con el calcio forman sales insolubles (oxalatao cálcico), las cuales precipitan en forma de cálculos o piedras.

Sin embargo, no hay razón para eliminar el tomate  de la dieta de los enfermos renales. Su contenido en ácido oxálico es muy bajo (5,3 mg/100 g), similar al de muchos otros alimentos e inferior al de la lechuga (17 mg/100 g), el té (83 mg/100 g) o las espinacas (779 mg/100 g).

Además, el tomate es un buen diurético y depurativo que facilita la función renal.

Bibliografía:





martes, 2 de agosto de 2016

Documental EXPEDIENTE CARNE

Nuevo Estilo de Vida
"Expediente carne" es un documental alemán que trata sobre el consumo de carne y sus consecuencias.

Este interesante documental habla sobre los efectos del consumo de carne en nuestra salud, en el clima, el hambre en el mundo, así como en el trato con los animales, que no dejará indiferente a nadie.

Las amplias repercusiones de cada eslabón de la cadena de aprovechamiento, desde la producción de carne hasta su consumo, se exponen y describen aquí de forma transparente y abrumadora.

Este documental contiene escenas que pueden afectar la sensibilidad del espectador.


Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib | Distributed By Blogger Templates